miércoles, 1 de octubre de 2008

Tarde de centro comercial

Galerías es un buen centro comercial; su arquitectura es decente y que tengan adentro la hermosa casa que fue la sede de la Organización de Estados Centroamericanos (ODECA) —ahora ya convertida en galería de no tan buen arte, tienda de artículos para el hogar y cafés— lo vuelve atractivo y le da una característica simpática que ningún otro centro comercial tiene en San Salvador. El sonido de la fuente frente a La Casona inunda toda la plaza central.

Cuando muchos adolescentes se reúnen para ir al cine o a comer o a comprar DVDs o más accesorios para sus iPods, parece como si los maniquís de Zara, Pull and Bear y Bershka se hubieran salido de las vitrinas y anduvieran luciendo los diseños de temporada al lado de uno.

Los fines de semana, sobre todo, las hordas uniformadas del Tabernáculo Bíblico Bautista "Amigos de Israel" se trasladan a dicho centro comercial, ubicado a unas cuadras del complejo bautista, a comer y satisfacer esa necesidad que Dios no puede llenar, ni mucho menos el Hermano Toby. 

Dicen que el food court del segundo nivel, La Pérgola (¿o La Pérgole?), sirve de punto de encuentro para homosexuales y, los mismos que dicen eso, dicen que son más guapos que los que se reúnen en Metrocentro.

Lástima que ya no soy un niño para subirme al carrusel cerca de la tienda de juguetes de Simán.
Lástima que no vivo en una comedia romántica gringa donde le podría pedir a un guapo muchacho —que interpretaría el papel de mi novio— que hiciéramos algo espontáneo —ideado por los guionistas— y nos subiéramos al carruaje con la concha gigante de fibra de vidrio, agarrados de las manos, riendo, cursis, enamorados y en cámara lenta...

¡Huy! Ya mucha fantasía de novios. Mejor me voy a hacer contorsionismo en una coaster de la ruta 52 bien llena.

4 comentarios:

Martín Díaz dijo...

Hahaha! Que buena escena de lica gringa, buen post rey.

Nadie dijo...

graziash

TITO dijo...

Usted es muy informado como diría mi abuelita.Excelente.

Nadie dijo...

Gracias, Tito. Saludos a su abuelita.