martes, 23 de febrero de 2010

¡Ánimo!

Hermanxs, encuentro preciso este momento para invitarles efusivamente a que no claudiquemos en nuestra causa.
Sé que los tiempos son difíciles, que lxs maitrxs careyxs que no pueden soltarse del pasado nos arruinan algunos momentos, que lxs wánabis nos fastidian a cada momento con sus poses intelectualoides y sus comentarios acertados desacertados; y, así, podría seguir listando adversidades. Pero no desmayemos, hermanxs.
El mensaje es claro y persistente: sé vos mismx, reíte de los otros, faltá el respeto, decí groserías y escribilas, voseá, blasfemá contra Dios o contra Roque Dalton, ... lo que querrás. Y lo que no querrás, también.
Porque qué aburrida la gente seria, tan seria que da risa.

4 comentarios:

Samuel dijo...

Hágase la luz para todos los que no la vemos x_x

Laura Zavaleta dijo...

Oportuno mensaje, querido hermano en la cucaverguez

Caravantes dijo...

Esto me recordó algo que te enviaré de Williams

Nadie dijo...

Samuel, mirá que vos sos de mis allegados más difíciles de convertir.
Laura Zavaleta, desde aquí un mensaje de cariño y ánimo hasta donde sea que se encuentre.
Caravantes, aún no me lo has enviado.