viernes, 16 de abril de 2010

Tan entretenido como Fin de Semana

La mujer del inicio (evangélica seguramente) que danza y habla en lenguas es fascinante.
De haber estado yo ahí, me hubiera orinado al quitarme el antifaz.
Inglés: lingua franca.
Estar leyendo LORCA-DALÍ. EL AMOR QUE NO PUDO SER de Ian Gibson
me ha hecho ver algo guapo a Salvador Dalí.

4 comentarios:

Sofi dijo...

oh my god
dalí era dios

yo igual me hubiera orinado al verlo

Caravantes dijo...

pero aburre al final, Dalí es como dios, aburrido

Orpheo dijo...

Kawani djolifanto blamba
ofalihambla.

Glowssigamipafla hablo-hormi
gado-gormen!

Haiglowglow aicora sulyahyüdjiu
Holyako-holala,

Anllógoban, blágoban,
blágoban basofutaka!

'Ú, 'úu, 'ú!

Nadie dijo...

Sofi, y todos miados los dos.
Caravantes, ¿el final del libro? Ni tanto. Me gustó la descripción de Daló muriéndose y chorreando baba.
Orpheo, warajarabara washuwashu (maitra del Mercado Central).