lunes, 28 de junio de 2010

iam.javier

Estás joven y pongo en duda tu belleza. Si fueras completamente bello, te dejarías ver del todo. Si fueras completamente feo, tuvieras una caricatura de display en vez de tu ojo.  
Los focos de tu casa han de ser amarillos: te ves como cubierto por una luz dorada que bien podría ser papel estaño forrando el foco, o Photoshop, o simplemente el foco amarillo de tu casa; pero a saber, porque no te conozco y sólo sé que te llamás Javier... quizás.
Javier es un nombre bonito. Nadie lo puede negar. Si te llamaras Lorenzo, podría haber obviado el inicio de este párrafo; pero te llamás Javier y vale la pena recalcarlo, pronunciar tu nombre en silencio, porque ya lo he pronunciado demasiado: cuando renuevo documentos, cuando me presento ante la gente, cuando me recuerdo en la noche de mi nombre y no puedo dormir y lo repito susurrando, como llamándome (¿o es a vos que te llamo?), como esperando no perderme, como temiéndolo. 
Tenés los ojos rasgados o lo imagino o lo fantaseo porque me gustan los ojos rasgados. Tenés el pelo ondulado o lo imagino o lo deseo porque tengo el pelo ondulado. Te cubre la mitad de la cara una cámara que a la vez te retrata. Te comparo a una geisha que se tapa la cara con un abanico y sólo deja ver sus ojos porque es ahí donde es más bella. Y vos sólo dejás ver un ojo, sólo uno, porque es de ahí que sos bello nada más, porque es de ahí que te gustás más. Vos, que sos tu retratista y modelo.
Vos, que sos tu retratista y modelo, en este aspecto, no me puedo sentir más identificado. Aquí subrayo que compartimos más que el nombre que nuestros papás nos pusieron y somos, también, narcisistas. Sabemos de nuestros ojos y que no seríamos nada sin ellos: sólo dos árboles ahumados.
Un mechón de pelo para alisarlo con el pulgar y el índice.
Un ojo abierto para verle la pupila dilatarse.
Un cuarto de nariz (el superior derecho [para vos]) para fantasear besarla.
Una cámara, supongo, para que provoque que yo te escriba porque veo la imagen que capturó.
Tu nombre de usuario al lado de tu foto.
Ícono de sobre.
"Enviar un mensaje".
--
Ejercicio hecho sólo de ver la foto del nuevo seguidor de este blog: iam.javier.
No me haga caso, iam.javier; nada que escribí prentende ser real o, bueno,... no tengo por qué explicarme.

4 comentarios:

Caravantes dijo...

qué "ejercicio" mas fabuloso, javier, de retratarse...

S0y la Que No Buscas dijo...

!!!!!

Proiectus dijo...

¡Qué fuerte! (y me encanta)

Nadie dijo...

Caravantes, no sé de qué hablás. Es un retrato, no un autoretrato... creo.
S0y la Que No Buscas, ¡¡¡¡¡
Proiectus, soy débil... viera.