lunes, 11 de octubre de 2010

Comprar un jabón de avena

Compré el jabón que quería comprar desde hace meses. No más de setenta centavos. Jabón de avena. Compré el jabón. Compré dos. Hubiera comprado uno para que la posibilidad de que alguien venga y me pida compartirlo fuera mayor. Un jabón. Tenerlo. De avena. Partirlo en dos entre dos. Partirlo con alguien. Compartirlo. Entre dos. Sacar una cuchilla. Uno que es así debe tener una cuchilla. Partirlo. Tomar la cuchilla con dos manos. Que una mano sea mía y la otra sea de alguien. Pensar: este jabón que era uno, ahora sigue siéndolo pero también es de los dos. Olerlo porque cuando se tiene en las manos un jabón se huele. Comentar sobre el aroma algo como: «Me recuerda a», «así olía alguien que conocí», «estos jabones son fáciles de hacer», «¿quién habrá inventado el jabón?». Responder: «¿A quién?», «¿quién?», «¿creés?», «yo qué sé». Recordar que compré dos jabones. Mencionarlo. Borrar para siempre la posibilidad de compartir algo. Decir: «Va. Bañate vos primero».
--
Hablada de caca. 

6 comentarios:

Elena dijo...

<3

Proiectus dijo...

¿"hablada de caca"?, jajaja... pero le salió linda. :)

miguelmolinatobar dijo...

mejor bañarse juntos

S0y la Que No Buscas dijo...

:)

Sofi dijo...

nada como bañarse con alguien ;)

Nadie dijo...

Elena, </3
Proiectus, ¿salió linda la caca o la hablada?
miguelmolinatobar, sí.
S0y la Que No Buscas, _.
Sofi, ¿quién nada como bañarse con alguien?, ¿con la misma frecuencia con la que se baña con alguien o cuando se está bañando con alguien le hace como que si está nadando?