sábado, 28 de marzo de 2009

El parto de la Virgen

El bebé ya no aguantaba tanto tiempo dentro del cuerpo de esa mujer. Pensémoslo: no es muy agradable estar rodeado de tanto órgano en pleno funcionamiento y caca. Ya eran nueve meses desde que se había formado ahí dentro quién sabe cómo y, si no salía en ese momento, la panza de la mujer crecería tanto que reventaría y ese nacimiento sería muy grotesco, muy violento; sin poesía y misterio, como estaba previsto.

La mujer esa entró en labor de parto y la situación de la época no le permitía dar a luz de manera segura. Entre animales tuvo que abrir las piernas y pujar y sudar entre la mierda y el olor a establo. Parecía un animal ella también, se mordía la mano para aguantar el dolor y sus músculos se contraían. Encima de la paja que cubría el piso de aquel lugar, cayeron todos los fluidos asquerosos que de su vagina salían. Una mula se acercó a lamerlos.

El bebé comenzó a empujar. La mujer maldecía. 

Casi asfixiándose, Jesús se econtró con un problema al salir por la vagina de su madre: ella aún era virgen. Pero tan santo y milagroso era aquel feto ensangrentado que, al primer contacto con el inmaculado himen, se iba haciendo líquido y en ese nuevo estado, podía fácilmente atravesar el obstáculo. Cuando pasaba al otro lado de esa membrana, recuperaba su constitución de humano y las manos de José lo recibían a medida que iba saliendo. 

María, aún cansada, se apuró a cortar el cordón umbilical con sus dientes y, al segundo siguiente, se palpó dentro de su cansada vagina para sentir si aún quedaba su santísimo himen... Ahí estaba: intacto, sin profanar, digno de culto y promesas, lleno de gloria y poder.

--
Imagen: Detalle del díptico EL NACIMIENTO DE MI HIJA de Ana Álvarez-Errecalde.

8 comentarios:

Elena dijo...

Tengo miedo

Rodrigo Ramos dijo...

Santo Padre, qué religioso-científico esto. Es como unir la evolución con el Génesis.

●La Pájara● dijo...

Lo que nadie ha querido especificar hasta el momento... la gente deseaba saberlo!

Claudia Alejandrina dijo...

Puta! Qué buen relato! El backstage inexplorado de la biblia; felicidades compa.

Nadie dijo...

Elena, cara amiga, los miedos son para vencerlos.

Rodrigo Ramos-Puente, unir la teoría evolutiva con la creacionista sí ha de ser un gran huevo.

Pájara, pues ahora lo sabemos. La verdad nos ha hecho libres.

Claudia Alejandrina, gracias por la visita. Qué lindo su nombre. "Alejandrina" me recuerda a mis diminutivos "carterina" , "sombrerina" :)

Saludos a todxs.

Anti-Raúl dijo...

Modo mojigato: On

Alejandra dijo...

jajaja!!... sos la mera verga!!..oops!.. jajaja.. un cague de risa esto!! nunca lo vi de ese modo, simplemente pensé: "si fue pajeristicamente cierto...Fuck! tuvo que haberle dolido hasta no poder volver cerrar las piernas..."

Nadie dijo...

Raúl, ¿dónde tenés el switch para ponértelo off?

Alejandra, qué bueno que le cagara de risa... me alegra mucho :) No creo ser la mera verga, no creo que haya una verga que sea la mera ;)