miércoles, 4 de febrero de 2009

Eu sou de ninguém*

Qué mejor que una fantasía existente para salir de la rutina.

Las cosas van pasando para que nuestro destino se cumpla, como si estuvieran diseñadas desde antes del primer hombre (o mujer). Parecería que Dios existe, que hace años programó nuestra existencia y ahora sólo nos ve, entretenidísimo, riéndose de los resultados de su diseño mediocre.

De Lila Downs, te recomiendo el disco La Cantina. La imagen de la mujer borracha y sola en la cantina siempre me ha fascinado, se me hace tan imponente, tan triste, etc.

Y yo bajo sus canciones de Edith Piaf, como si se dieran en árbol                
y me las como, las tiro al suelo y bailo sobre ellas                
y hago gárgaras con mi saliva porque son en francés.

Aparece sonriendo/ de la esquina inferior derecha aparece/ sonriendo/ y con sus ojos entrecerrados/ y con sus dientes blanqueados/ por el flash,/ aparece.

Tenemos veintitrés años; por esta razón, la posibilidad de hacernos daño es menor. Hablamos español y no hemos oído nuestras voces. Yo imagino su acento y él no imagina el mío. Su país es grande y el mío se encoge (por el calor, por las lluvias que lo desgastan y los vientos que lo esparcen; porque se encoge al mismo ritmo que los cerebros de las personas, porque el mar lo deshace, porque el humo lo borra). Él conoce la arena blanca. Yo, no.

Me dice que estuvo "indagando" y que nos separan mil dólares de boleto aéreo. Si tuviera el dinero necesario, te iría a ver al terminar el curso pre universitario y regresaría a tiempo para las elecciones presidenciales./ Pero yo no iré, ni vos vendrás. Me dice que no es imposible, que quién sabe, que quizás cuando menos lo esperemos... 

Como, extrañamente, no vivimos la misma hora, a veces él duerme y yo necesito recordarlo (¿por qué?/ no sé); pongo una canción que me gusta desde hace años —sólo porque es en portugués— e imagino paisajes vistos en postales o en artículos de Wikipedia. Las gentes de las postales caminan y el suave oleaje de las playas comienza. Cae la noche en las postales y se ilumina Brasilia. Me pierdo, con las pupilas dilatadas, dentro de un cuarto forrado de postales animadas: así viajo, así camino entre esas calles, así me acerco                a él.

Já sei namorar by Tribalistas on Grooveshark
--
*Yo soy de nadie.

8 comentarios:

Lex dijo...

Yo soy de nadie y nadie es mío también!

Rodrigo Ramos dijo...

qué bonita esta entrada. Fue algo cursil.

malvadoyin dijo...

Eso del país que se encoge y lo subsiguiente es tan real y fabuloso cómo lo decís.

Nadie dijo...

Lex, :$

Rodrigo Ramospuente, tiene toda la razón... bien cursi esta entrada.

MalbaroYins, qué bueno que pasa por aquí ¿No gusta pasar a tomarse una tacita de café?... ¡Ninguna molestia! Pase usted.

¡¡QUÉ CUCAVERGA SOY!!

TITO dijo...

Qué romántico es, nadie. De verdad sus escritos hacen que uno piense que existe el amor. Me llego lo que usted escribió.

Nadie dijo...

Tito, gracias por haber estado leyendo mi blog este día. Ya le contesté todos sus comemtarios, algunos de manera más diplomática que otros. Ojalá lo vea seguido por aquí.

Saludos.

Be yourself dijo...

No sabés cómo me identifico con esta entrada...

Aparece sonriendo/ de la esquina inferior derecha aparece/ sonriendo/

Ni modo, esa es la ilusión de un amor por messenger... mientras vos soñás con los ojos abiertos, ellos lo hacen en sus camas, bajo la luz de la luna... algún día los veremos en persona... lo sé

Nadie dijo...

Be Yourself, yo no lo sé... ojalá. Suerte.