lunes, 21 de abril de 2008

Teatro de Ciertos Habitantes de México me hace llorar


Pasó el tiempo frente a mí.

La humanidad cambió. Los mitos desaparecieron y sólo quedan libros que los mencionan o relatos que han pasado de padres a hijos que aseguran que alguna vez existieron. Unos pueblos se revelaron y dejaron de ser esclavos, se armaron revoluciones y la música, ese invento tan extraño que aún no es totalmente comprensible, reflejó, a través de los siglos, esos cambios; fue cambiando ella de la misma manera que cambiaba la imagen del mundo, las ropas de las gentes y sus costumbres.
Pasó el tiempo frente a mí.

Pasó todo esto frente a mí, ayer en el auditorio de FEPADE, al ver "De Monstruos y Prodigios: La Historia de los Castrati" del grupo Teatro de Ciertos Habitantes de México.

Quedé maravillado ante un espectáculo tan completo donde se combinaban comedia, música barroca en vivo, drama, un vestuario hermosísimo y buenas actuaciones para entregarnos una obra por de más educativa donde nos adentramos en la historia, casi desconocida, de los castrati, metiéndonos incluso en detalles íntimos de las vidas de éstos hombres que fueron las estrellas de la música siglos atrás.

¡Qué bella la época barroca! Según mi gusto personal fue una de las épocas donde se crearon de las composiciones más bellas de la música.

En esta obra un centauro, un compositor malhumorado, unos siameses bien sincronizados, un castrato y un esclavo nos llevan por un viaje musical donde nos damos cuenta de cómo ha cambiado la humanidad y de cómo las costumbres que alguna vez se consideraron correctas hoy son, incluso, reprochables y hasta ilegales.

Esta obra me dejó pensando en qué tan falsos son los mitos y qué tan ciertas son las historias que se tienen como verdaderas. Documentos antiguos prueban la existencia de los castratos incluso hay grabaciones del último castrato, Alessandro Moreschi. ¿Pero qué otras pruebas hay? ¿Son suficientes un montón de papeles para que creamos en eso? Las historias escritas sobre ellos son como las historias de criaturas mitológicas como el centauro. Quizás, hace milenios, sí existieron los centauros y ahora, después del paso inevitable del tiempo, sean solamente mitos, leyendas, seres que no existieron. ¿Llegará el día donde los castratos sean seres mitológicos? ¿Llegará el día en que se hable del castrato como el ser andrógino que estremecía a las multitudes con el canto bello de su voz? ¿Llegará el día en que nosotros mismos, después de que haya pasado diez veces la edad que tiene el mundo, seamos simples mitos y jamás hayamos existido en realidad? Es posible. Esta obra me dejó ver que es posible.

Lloré como tenía tiempos de no hacerlo. La felicidad que sentí al ser espectador de una obra tan buena obligó a mis lágrimas a salir de mis ojos. Quería estar solo y llorar como desconsolado y reír y sentir la enorme felicidad que me provocó ver esta obra. Lloré por la larga ovación que recibieron que hizo a los actores salir 3 veces al escenario: ¡tan merecida! Menos mal que mi pelo es muy largo y no me notaron que lloraba, a veces un momento así es mejor mantenerlo sólo para uno.

Ese momento ya pasó y ahora puedo hablar de eso. Sólo me resta decir: GRACIAS, Teatro de Ciertos Habitantes. La vida vale la pena por ustedes.

Bienvenidos a mi nuevo blog. Espero que me sigan visitando.

--
Fotos tomadas de
ElFaro.net y modificadas por mí.

2 comentarios:

Elena dijo...

Sos loco veá!
Antes me tenías ocupada así:
Revisaba 4llos y Ser Nadie
Luego Ser Nadie y el Plano Ario
y ahora tengo que ver Ser Nadie, el Plano Ario y Dicen que nadie es perfecto.

Me vas a enloquecer!!!

Por otro lado, yo sé que en Guate hay un sopranini pero ese no es castrati vea?
De los Castrati he visto Farinelli, y me impactó, puuya.

Un beso.

Nadie dijo...

jajajaja qué bueno que te tengo ocupada.

Creo que querés decir que el Guate hay un sopranista. Castrato no es porque ya no hay. Ahora hay hombres que cantan con falseto o la voz es naturalmente aguda por alguna cosa fisiológica o endocrinológica y son los contratenores. El sopranista es el más agudo, el soprano hombre.

Bueno, vos igual me tenés ocupado diariamente viendo si has posteado algo nuevo en Güelva Pronto.

Dos besos y un abrazo.